El señor Olivo

El señor Olivo

[Norah Vallé Walton]

Una noche hubo un diluvio en la tierra acabando con todos los seres vivos que existieron en ese tiempo, habiendo solo unas pocas personas que se salvaron, entre ellos también un par de cada animal. En ese lugar se encontraba el señor Olivo bien plantado en el suelo, que no hubo fuerza sobrenatural que acabara con él. Luego una paloma llevaría una de sus ramas en su pico a un señor llamado Noel para darle una señal de que el diluvio había terminado, haciéndolo tocar tierra firme. Entonces al ver Noel y su familia que esta rama de este maravilloso árbol de Olivo era traída por una paloma blanca, la vieron como un símbolo de paz dándole las gracias por darle ese mensaje, que lo hizo de nuevo volver a trabajar la tierra y vivir en ella por muchos más años.

Así, pasó un siglo y el señor Olivo, siendo muy reconocido y amado por todos los que lo conocían, prosperó creciendo en diferentes países para ser uno de los mejores árboles que nos regala la naturaleza.

Habiendo también otra historia de miles que tiene éste oro amarillo del señor Olivo, que hubo una tormenta muy fuerte que dejó en los suelos de Arabia muchas semillas que luego crecerían en un olivar que les servirá para todos los habitantes de ese lugar.

Era muy usado el señor Olivo que también unos forasteros de esa misma época usaban para hacer lámparas para iluminar la casa y templo, también como disolvente de varias especias, aromas e inciensos, usados como perfumes, jabón para lavar y cosméticos. Siendo comestible su fruto, que son las aceitunas, aliñadas o en conserva, suministraban comida durante todo el año.

Entre muchas cualidades y beneficios que tenía este maravilloso árbol era que también sacaban su aceite para hacer curaciones a enfermos que junto con el árbol de la vid podían hasta sacar el demonio que tenían los habitantes. Habiendo muchos religiosos de ese tiempo lo utilizaban en la oración que en la unción misma efectúa invocando el nombre de Jesús.

Era tan beneficioso, que hasta durante esos tiempos hacían mercadería con el señor Olivo siendo parte de los bienes de una persona, dependía de la cantidad de aceite que una persona debe, donde eran ofrecidos por los mercaderes de la ciudad de Babilonia.

Cuando la dinastía del señor Olivo dejaba de existir en el medio ambiente después de tener más de 1.700 años, sus habitantes utilizaban las maderas de estos olivos para fabricar utensilios e incluso estatuas mientras otros construían muebles y aperos de labranza con sus maderas.

Así, el señor Olivo sentía que sus familiares seguían vivos, pero esta vez sirviendo de mucha ayuda para otros que reutilizaban las maderas.

El señor Olivo es la única especie de la familia Oleaceae que da fruto, por lo tanto todos ahí estaban muy contentos por saber lo indispensables que son estos árboles.

El señor Olivo recibe los siguientes nombres vulgares en los diferentes idiomas, haciéndose conocer por diferentes nombres muy peculiares y dependiendo a su cultivo llega hacer novedoso sus nombres, por ejemplo en países como:

*En Español. Olivo, aceituno, olia y olivera, el cultivado; acebuche, acembuche,

azambuche, azambujo, bordizo, oleaastro y zambullo, el silvestre.

* Español americano. Aceituna (Puerto Rico), aceituno (Santo Domingo.), oliva

(Puerto Rico), olivo.

* Catalán. Olivèr y olivèra el cultivado; bordís, nastre (Baleares), oliver bòrt, olivèra

bòrda, olivó, ollastre (Baleares) y ullastre (Valencia), el silvestre.

*Vascuence. Gaimelurraitz, olibondo.

* Gallego. Oliveira (el cultivado); zumbullo (el silvestre).

*Alemán. Ölbaum, Olivenbaum.

* Frances. Olivier, Olivier común.

*Inglés. Commom olive tree, olive tree.

*Italiano. Olivo y ulivo (el cultivado); oleastro, olivastro y ulivastro (el silvestre).

*Portugués. Oliveira (también, en Brasil), el cultivado; oleastro, oliveira brava, zambujeiro y cambujo, el silvestre.

Comenzaba el verano y, viendo los otros árboles que el señor Olivo estaba grande y frondoso y sus ramas color verdoso brillaban con su aceite, decían unos con otros, qué árboles tan fuertes que ni siquiera el sol más inclemente les secas sus hojas, mira dice el otro árbol y como lo quieren las personas se acercan para cultivarlo y se ven muy contentos cada vez que se acercan a él.

El señor Olivo, habiendo escuchado todos estos árboles tan envidiosos, se acostó rápidamente a dormir y no les puso cuidado a sus comentarios. Por lo que esto hizo molestar a estos malos árboles, que decidieron buscar la manera de hacer que el olivar se secara y muriera.

Luego estos malvados árboles pusieron en marcha su plan para acabar con el olivar, que llamaron a la tormenta, sin saber que el señor Olivo era un árbol indestructible que ni siquiera un diluvio pudo con él.

Pero todos, al ver que el señor Olivo estaba intacto y muy feliz, decidieron enviarle una sequía, pero tampoco le pasó nada, seguía cada vez más fuerte.

Ahora decidieron mandarle una plaga para que destruyera todo el olivar, eso no le hizo absolutamente nada. Estaba más grande y frondoso, llenos de frutos de aceitunas.

Así todos sus enemigos decidieron dejar quieto por un tiempo al señor Olivo, por lo que fue más bien todo lo malo que le hicieron al olivar que fueron ellos lo que se secaron y murieron dejando definitivamente al señor Olivo.

Una tarde, un grupo de granjeros de la ciudad decidió hacer con el señor Olivo un negocio redondo que les permitiera obtener ganancias y darle trabajo a muchas personas que estaban desempleadas. Todos unieron su fuerza de trabajo creando fábricas donde creaban todas clases de aceites con el olivar, donde todos veían este laborioso trabajo como el oro amarillo por las excelentes ganancias que obtuvieron años tras años.

El señor Olivo estaba muy contento de saber que su aceite era el mejor y más saludable de los aceites que existen en el mercado. Estaban muy felices todos los que conocían este maravilloso aceite, y unos de sus mejores beneficios en especial el uso que le daban por ser medicinal, sabiendo que servía para darle la salud a todas las personas que lo consumían, que decidió entenderse y comercializarse en diferentes partes del mundo.

Entonces, la mayoría de los campesinos de la región, al ver que el olivar era rentable, decidieron trabajar en su cultivo para extraerlo y luego ser comercializado habiendo muchas gentes de Jaén trabajando el olivar crearon una de las mejores creaciones de aceite de olivo que existieron de generación en generación. Específicamente en la provincia de Jaén, en España, estando su vida tan cerca de la naturaleza que decidieron automatizarlo e industrializado y hacerlo auténtico y mediterráneo.

Los pobladores de Jaén han interiorizado durante siglos el cultivo del olivo como parte de su vida y aun actualmente, con la globalización de las comunicaciones y la rápida extensión de las tecnologías y otros modos de vida que nos parecerían en otro momento lejanos, Jaén sigue manteniendo un sabor mediterráneo, rural, agrícola, a historia y a tierra de frontera que se percibe como auténtico, arraigado y que imprime la personalidad de los jiennenses.

El señor Olivo, viendo que la provincia de Jaén tiene una riqueza cultural mezcla de castellana y andaluza, mezcla de árabe y cristiana, mezcla de sierra y de llano, mezcla de rural y urbana, cuyo factor común siempre es el olivar.

Así que Jaén, siendo el principal productor del mundo de aceite de oliva extra, se convirtió en el que tiene el papel de protagonista del oleoturismo.

Estaba Don Pablo, un experto en aceite de oliva, viendo qué nombre le colocaba a sus creaciones que sacaba a través del olivar que tenía plantado. En eso se imaginó el castillo donde vivían sus padres y entonces le colocó al aceite de oliva el nombre de Castillo de Canena, que es un aceite de color verdoso brillante con una gran complejidad olfativa. Todos los que probaban este excelente aceite quedaban maravillados por su aroma tan agradable. Luego Don Pablo tenía más ideas brillantes para el aceite del señor Olivo que prepararía el mejor de los aceites extra virgen, que lo llamó Claramunt, que es un aceite de frutado verde pleno e intenso. Habiendo creado el Marquiz picual fresco y armónico, con frutado de intensidad media alta obtenido de aceitunas en envero.Siguiendo con la gama y variedad de aceite que preparaba Don Pablo, creó el Melgarejo premium ecológico que era hecho de un frutado intenso de aceitunas verde con tomate, manzana, plátano y alloza e hierba recién cortada. Y por último sacó un aceite de oliva que le colocó por nombre la Nobleza del Sur centenarium Premium, que es un aceite de fragancia limpia, fresca, frutal y herbácea.

Así pasaron los días, Jaén era el mejor lugar donde se fabricaban y preparan el aceite de oliva que era la principal economía que tenía la provincia, por lo que decidieron crear aún más variedades de aceite del señor Oliva, creando el Oro Canáva, que era un aceite dulce y equilibrado, frutado, de aceituna verde medio amargo leve picante intenso. También crearon otra gama que le colocaron por nombre Piculia Premium, siendo un aceite con amplios matices verdes, hierba recién cortada y almendra alloza. Esta vez fabricaron el Puerta de las Villas que era de notas dominantes herbáceas en nariz.

Habiendo Don Pablo creado una variedad de aceite en Jaén que sería el primero en ganar muchos premios internacionales, siendo siempre el ganador de cada evento, por lo el señor Oliva estaba sorprendido al ver que con su aceite podían hacer muchas cosas y serviría para otras más, dándole cada vez más importancia a cada una de su familia el olivar que seguía dando frutos buenos para toda la provincia de Jaén y para los países donde el señor Olivo crecía fuerte como un roble.

El señor Olivo era de España, donde miles de visitantes venían a diario a conocerlo y ver cómo se elabora, siendo el único producto rico y sano como pocos, venían a saber más de él. Por lo que el señor Olivo y su familia estaban muy contentos de recibirlos dándoles las gracias por haberlo convertido en el mejor aceite del mundo, que todos se querían tomar fotos con el olivar para tener recuerdos de este magnífico árbol que movían sus ramas como símbolo de alegría para que todos sus visitantes puedan conocer este maravilloso lugar donde se produce el mejor aceite del mundo.

Una tarde de té de Don Pablo junto con sus familiares y su esposa e hijos, viendo que la mayoría sentía curiosidad de conocer más a fondo sobre el cultivo del señor Olivo, vieron una magnífica oportunidad y de esparcimiento para muchos visitantes y turistas de otros países crearon lo que se conoce como “OleotourJaén”, que es la primera productora de aceite de oliva en el mundo, por cuanto todo lo que quisieran conocer más sobre el olivar y el aceite que conocerán su historia a través de un museos, almazaras, restaurantes especializados, alojamientos rurales, cortijos, fiestas, degustación y catas de aceite, entre otras cosas que le permitirán a todos pasar un momento agradable que será uno de los mejores destinos que no se arrepentirán de visitar.

Entonces todos lo que visitaban este mágico lugar donde se encontraba el mejor olivar que se convirtió en una de las primeras paradas que hacían sus visitantes pasando un momento agradable y único que sería el preferido para la mayoría que lo conocían. Pero sin embargo, el señor Olivo veía que todos sus visitantes querían volver a Jaén y decidió darse a conocer a través de museos donde podrán ver toda la gran variedad de aceite de oliva creada por Don Pablo y su familia, quienes lo convirtieron en una fuente de empleos para muchos de sus habitantes.

Así que pasaron los años y el señor Olivo se convirtió en el oro amarillo que era el más rentable y que trajo muchos beneficios para todos ahí. El señor Olivo estaba feliz de saber todo lo que había logrado a lo largo de muchos siglos que ahora contaba con 1.701 años, por lo que era el árbol más longevo que seguía todavía con vida y dándole mucho más aceite de olivo y muchos beneficios a toda la provincia de Jaén.

Comparte con tus amigosTweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook